Voces contra la violencia

Testimonio

Dominga Amantina Salmerón

Dominga Amantina Salmerón“No lo denunció porque era de la familia”Mi mamá tuvo siete hijos, era comerciante, había llegado hasta segundo grado de primaria. Ella había tenido muchos problemas con su sobrino Leonardo. Él en una ocasión le había tirado la sopa hirviendo en la cara, también había tratado de matarla. Ella nunca puso la denuncia en la Policía porque Leonardo era de la familia.Mi hermano me contó que él abrió la puerta para irse al trabajo a las tres de la madrugada, y Leonardo, su padre y hermano entraron. El primero lo atacó a machetazos lesionándole el brazo izquierdo, la cabeza, la mejilla y la oreja. Al escuchar el alboroto, mi mamá salió del cuarto y el sobrino le dio cinco machetazos en la cabeza y la mano. Aunque se la llevaron al hospital de Chinandega y después al Lenín Fonseca (en Managua), ella murió. Mis hijos también se encontraban en el lugar de los hechos, ellos se metieron debajo de la cama y por eso se salvaron. Hasta el momento solamente se ha detenido el padre de Leonardo, los otros que participaron, la Policía no los ha encontrado. Yo exijo justicia, porque esos delincuentes además de matarla a ella, dejaron a mi hermano sin posibilidades de trabajar, porque le fregaron el brazo y no puede ni levantarlo. Testimonio de María José Rosales Salmerón, hija de Dominga